En Octubre de 1960 un grupo de hermanos

Bautistas, se reunieron para tener estudios bíblicos en el barrio de Denver Harbor.


Varios pastores fueron los que con su arduo trabajo fueron dándole forma a esta congregación. Todos ellos ya tienen su recompensa.


Con el favor de nuestro Padre Jehová,

la asamblea continuó creciendo hasta que

se vieron en la necesidad de buscar un templo.


En Octubre de 1972 con el favor

de Jehová lo encontraron. Ese es el templo en donde ahora estamos ubicados. Al mismo tiempo Se llama al pastor

Joe Jaime para que fuera el pastor

de tiempo completo. 


Después del pastor Joe Jaime,

pasaron varios obreros

que estuvieron sembrando con lágrimas

y manteniendo siempre el templo

como un refugio para los necesitados

y como un cuartel de ejército,

para entrenar a los discípulos de Jesús.

El 3 de Julio de 1987, Leopoldo H. Matá,
junto con su esposa Loly, y dos hijos Fabi y Reynol, vino a ser

el pastor general de la

Iglesia Bautista Denver Harbor Inc.


Elí el tercer hijo nace en 1988.

El 1 de Enero del 2000, la asamblea cambió el nombre a Comunidad Casa del Alfarero.

Somos una congregación sin relación con una denominación o religión.


En Noviembre del 2001, en un viaje misionero, Jehová, usó a un siervo, para dar una palabra profética. Era la confirmación para dejar su trabajo en la Universidad

de Houston. La cuál abandonó en Diciembre

del 2001. 

En Septiembre del 2003, nos dimos a la tarea de incorporar el arte y las comunicaciones, bajo el nombre de RBZ Ministries. 


Muchos lindos hermanos han dejado una huella imborrable. Unos ya están durmiendo, otros continúan, de una forma u otra, usando esta casa espiritual, para bendecir

a la humanidad.

¡Shalom Aleikhem!


historia

Iglesia Casa del Alfarero     Pastores Loly y Leopoldo H Matá       1134 Port St Houston Texas 77020     (281) 310-4144    siervolhma@yahoo.com

THANK YOU


Through the support of our friends and partners, RBZ Ministries Inc, a non for profit organization, has been able to reach people
who were hurting. Our group could gave them
lifesaving hope and assistance at a time
when they needed it the most. 

On these specific tasks, we not only consider them a great privilege but also a great commandment.

Our Pledge:
Always investing in outreaches that will have
the greatest impact in our society. 

Leopoldo Matá
Chief Executive Officer